En la voz de: Yareli Arizmendi

By
0 0 0 No comments

En esta vida todos necesitamos un motor que ayuda a forjar nuevas realidades, sueños, esperanzas y proyectos. En el camino te encuentras con gente que te puede cambiar la vida e inspirar, personas que están dispuestas a involucrarse y luchar por mejorar el mundo. Ella es una de esas personas que a través de su actuación, sus palabras como escritora y como activista lucha incansablemente para defender y ayudar al prójimo. Aquí la selfie – entrevista en la voz de Yareli Arizmendi.

 ¿En qué momento decides instalarte en Los Ángeles?

Formalmente, Sergio y yo nos mudamos a Los Angeles, California en Agosto 1994, digo formalmente  pues para entonces yo ya llevaba más de 12 años en California (San Diego) y 16 en Estados Unidos, estudiando y dando lata.  Lo que nos impulsó fue el estreno de Como Agua Para Chocolate, Like Water for Chocolate en “los United” y la salida del disco de Sergio, “Mi Frida Sufrida”, con Sony que se suponía le daría fama internacional.  

¿Qué es lo que más te gusta de esta ciudad?

Curioso, lo que más me gusta de Los Ángeles, puede llegar a ser lo que a veces más me disgusta.  Los Angeles está muy desperdigado, de ahí que es una cultura de coche y que la razón de que “el car pool lane” sea tu premio por llevar dos personas en el auto, en lugar de solo a ti.  Cuando lo entendí me dió risa y tristeza.  A Los Ángeles, casi siempre, se llega solo, no hay centro de la ciudad, ni espíritu de comunidad que te reciba, así que más te vale llegar aquí con un proyecto, plan, visión o con ganas de hacer algo que ya te imaginaste y vienes a ejecutar aquí. Y es que para eso, para reaccionar a nuevas ideas, Los Ángeles es grande.  Pero si no tienes una razón para estar en LA, la ciudad no te acoje, no te guía, no te da la bienvenida. Solo cuando logras sobrevivir un rato te vas dando cuenta de que todos están en las mismas y que esa es tu nueva tribu.  Hay un acuerdo de anonimato, de exagerado “respeto” a que cada quien anda en lo suyo y no te preguntan, ni se meten contigo. Tu tiempo es completamente tuyo, algo eficiente y bienvenido si traes un proyecto claro, pero desolador de no ser así.  No se si me doy a entender, pero si siento que de no tener que estar en Los Angeles, existen lugares humanamente más cálidos que nuestra ciudad.

 ¿Cuál es tu mayor sueño profesional?

Mis sueños profesionales siempre han sido mis sueños de vida, digamos que lo que quiero en mi vida es lo que quiero profesionalmente.Deja me explico: La injusticia, el desbalance, de los que tienen todo y a los que les falta todo siempre, desde muy pequeña, fue mi obsesión.  ¿Por qué existe y cómo le hacemos para que deje de existir? Gracias a que me tope con la literatura y el teatro con sus varias vertientes con preocupación social (Brecht, Comedia del Arte, Luis Valdez y su Teatro Campesino, Paulo Freire y su Teatro del Oprimido) fué que por fin me puse en paz de profesionalizar mi pasion de actuar y escribir. Aplicaría mi profesión a cambiar el mundo, esa sería – y ha sido – mi vida.  Mi mayor sueño profesional es entonces, lograr que con lo que yo hago, visiblemente cambie el desbalance en el que vivimos. Que por algo que yo escriba o actúe, logre abrir la puerta de otra posibilidad.  De alguna manera tanto Como Agua Para Chocolate y Un Dia Sin Mexicanos han logrado este cometido.  Mi sueño profesional en este momento, es volverlo a hacer.  Estoy por terminar mi primera novela y será un regalo que ésta logre abrir una ventanita o una puerta para ver las cosas de otra forma.

Acaba de terminar el año, ¿con qué te quedas?¿Cuál fué el mejor momento para ti dentro del 2017?

A partir del 2017 logré algo que llevaba diciendo que había logrado desde antes, pero nunca fué cierto.  Dejó de preocuparme el tiempo.  En serio.  Que si ya es Febrero, o Julio o Diciembre, ¿y qué?  Si tienes claro que es importante para ti estar haciendo y lo estas haciendo, que mas dá.  

Creo que si tienes hijos chiquitos a tu lado, cada día, cada mes, cada año lo tienes clarísimo y tiene sentido.  Yo no tuve hijos propios y los postizos son unos grandulones que se cuidan solos.  Uno de ellos nos ha dado nietos y yo soy feliz en el papel que yo misma me escribí de La Abuela Virgen. ¿El mejor momento del 2017? La película Get Out, me hubiera encantado escribirla.

¿Qué es lo que más deseas para el 2018?

Escribir una película como Get Out,  jajaja.  Por lo menos conocer a Jordan Peele e inspirar su próxima película.  Ya más en serio, lograr terminar, publicar y traducir (al español curiosamente) mi novela.  Y lograr que la serie de Un Dia Sin Mexicanos se haga en grande, con mucho humor por supuesto, pero con mucha fuerza y desarmante humanidad.

¿Cómo te describes a ti misma?

Yo soy una perita en dulce. No te rias, preguntale a mi marido, llevamos casi 28 años juntos.  Soy muy observadora y hay quien dice que soy de opiniones fuertes, pero escucho todo, todito y lo considero seriamente.  Disfruto mucho mi tiempo a solas y adoro mi tiempo con la gente a quien le digo que si.

¿Cuál es tu mayor propósito como activista social?

Lo que mas anhelo como activista social es, y lo vuelvo a decir, hacer visible lo invisible.  Que se vea y no se pueda ignorar, lo que hasta ahora no se entiende o se a querido no ver.

Se me ha quedado grabada una de tus frases “words matter”. ¿Cuál es la importancia de esta frase para ti?

“Words matter”¡ y cómo! La función de las palabras, del lenguaje, es hacer que la otra persona entienda lo que nos pasa, lo que pasa, ya sea a nivel emocional o material.  Es la herramienta para entender el mundo.  Si mal nombramos las cosas, mal entendemos y en el mal entendido nos perdemos, nos dañamos, a propósito (el lenguaje es lo mas manipulable) o por descuido.  “Words matter”, porque nos definen, le dicen al mundo cómo nos deben ver y si estamos de acuerdo en ser categorizados así.  Si no nos oponemos, así se queda el expediente.  Cambiarlo siempre es posible, pero es mejor no permitir que nos mal nombren.

¿Qué es lo que siempre has querido que te pregunten y nunca lo hacen?

Buena pregunta.  Creo que siempre digo lo que quiero aunque no me pregunten, por eso me es dificil pensar en cuál sería esa pregunta que se quedo pendiente.

Si pudieras tener un deseo concedido, ¿cuál sería?

Que por obra de magia, porque se necesitaría un poco de magia, que cuando nos veamos los unos a los otros, nos veamos a nosotros mismos, porque entonces ayudar al otro, hacerle un bien al otro es ayudarnos a nosotros mismos.  Es el balance deseado.  Que nos quede claro, que tú eres yo y yo soy tú, que las diferencias son preciosas, pero que al final yo soy tú y tú eres yo.  Que cada uno de nosotros somos únicos, como todos los demás.